En el Día del Patrimonio, un sueño cumplido